Yolanda Duque Vidal
  • Mujer
  • Montreal, Quebec
  • Canadá

Amigos de Yolanda Duque Vidal

  • Gloria Macher
  • Almudena Aibar Hidalgo
  • Teresa Delgado Duque
 

Página de Yolanda Duque Vidal

Regalos recibidos

Regalo

Yolanda Duque Vidal aún no ha recibido regalos

Hacer un regalo a Yolanda Duque Vidal

BIOGRAFIA ACTUAL

Yolanda Duque Vidal, nació en Santiago de Chile, vivió 15 años en Buenos Aires, Argentina. Desde Octubre 1986 reside en la ciudad de Montreal, Canadá. En 1996 obtuvo la ciudadanía canadiense. Conserva su ciudadanía chilena.

  • Administradora de Empresas y editora.
  • Idiomas: Español. Francés. Inglés e italiano.
  • Fundadora de la editorial “Éditions Alondras” en Montreal, en el mes de Noviembre 2001.
  • Pertenece a la Sociedad de Escritores de Chile, Poetas del Mundo y REMES (Red Mundial de Escritores).
  • Promotora cultural.
  •  PUBLICACIONES: En 1999: “Poemas de Canto y Luna” (español), en 2001: “Destino” y “El Jardín de mis sueños”, en español y francés. En 2003 “Senderos”. En el 2004 Desarraigo.  En el 2007: “Insomnio” (en español). 2009: “Coeur Forain” en francés e “Insomnia” en francés, inglés e italiano. Año 2010 publica “Retablos para un Otoño”, poemas en español. En el 2011: Sub-versos”, y en el 2013: “Un diario Inacabado”, libro de poemas y crónicas.
  • Sus poemas y textos han sido publicados en varias Antologías internacionales, en México, Perú, Argentina, Canadá y Rumania.
  • Su poesía ha sido traducida al francés, inglés, italiano, rumano y alemán.
  • INÉDITOS: "Por una orilla del tiempo", Antología de poemas y Cuentos, y “La ventana de mis recuerdos”, novela autobiográfica.
  • Noviembre 2000 al 2005 participante en los Encuentros Internacionales de Mujeres Poetas en el País de las Nubes, (Región de la Mixteca) Estado de Oaxaca, México.
  • 2000: Invitada a presentar su Homenaje a José Martí, al IV Encuentro Internacional de la Poesía en la ciudad de Trois Rivières, Quebec.
  • En Febrero 2003: Obtuvo el Primer Premio Internacional de poesía, de nombre Dra. Fanny León Cordero en Quito, Ecuador.
  • Noviembre 2003: Invitada por La Sociedad de Escritores de Durango, México. Diciembre del mismo año invitada por la Asociación de Escrito- res de Concepción, Chile.
  • 2004: Fue invitada a participar en el VI Festival internacional de Literatura Montreal Metrópolis Blue.
  • Diciembre 2006: Presentación de la Antología “Voces sin fronteras” en La Casa del escritor de la Sociedad de Escritores de Chile.
  • Septiembre 2008: Obtiene Diploma de Mérito en el Concurso Internacional de Poesía Lincoln-Martí, en Florida, USA.
  • Diciembre 2008: Invitada por la Sociedad de Escritores de Chile IV Región, a recorrer la ruta de Gabriela Mistral en el Valle del Elqui, con lectura y presentación en la Casa Cultural de Vicuña.
  • 2009 Invitada al Primer Encuentro de escritoras Hispano-canadienses en Ottawa.
  • 2010: Forma parte del Comité Organizador del II Encuentro de Escritoras Hispano-canadienses en Montreal.
  • Agosto 2011: Invitada por la Universidad Laica Eloy Alfaro, al IX Encuentro Internacional de Poetas de Manabí, Ecuador.
  • Septiembre 2011. Lectura en Florencia, Italia.
  • Abril 2013: V Festival Internacional de la poesía de Puerto Rico.
  • 2014, invitada por la ACADEMIA INTERNAŢIO-NAL ORIENT-OCCIDENT de Rumania, al 18º Festival Internacional de poesía, "Curtea de Arges Poetry nights".
  • 2014: Poètes à Paris. Paris, Francia.
  • Marzo 2015: Invitada al 7º Festival internacional de poesía de Puerto Rico.
  • Abril 2015: Invitada especial al Segundo Festival internacional de poesía, ciudad de Marrakech, Marruecos, África.
  • Junio 2015: VI Encuentro de escritoras Hispano-canadienses, sus críticos y editores. Universidad de Ottawa.
  • Octubre - Noviembre 2015: Invitada a la Feria Internacional del Libro en Santiago de Chile, Stand de la Sociedad de Escritores (SECH)
  • Noviembre 2015: Presentación del libro Versos desnudos en La Casa del Escritor, Santiago de Chile.

 

Página Web: http://alondras.ning.com

https://www.facebook.com/yolipoeta

E-mails: yoduvi2@yahoo.com

yolipoeta@hotmail.com

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

POEMAS - ©Copyright: Yolanda Duque Vidal:

 

M A N I F I E S T O

Levantemos la voz contra quienes nos dominan
y manejan nuestras vidas por medio del terror
Contra el impune verdugo esclavizador del mundo

Levantemos la voz por el rescate de nuestros pueblos 
avasallados, vejados e invadidos. Contra la hipocresía 
de los falsos profetas que nos venden la palabra de Dios

Levantemos la voz contra el consumismo voraz
Contra la corrupción política y empresarial 
y el negocio indignante de la salud y la educación

Levantemos la voz contra la complicidad entre médicos
y laboratorios de fármacos, productores de adictos y 
de vacunas para aumentar nuestra ingenuidad

Levantemos nuestra voz contra la discriminación,
la xenofobia, homofobia, racismo, violencia de género 
y los cómplices de los abusos a los Derechos Humanos

¡Levantemos la voz hasta quedar sin aliento
por el futuro de nuestra Humanidad, nuestro planeta,
y el porvenir de nuestros niños y nuestros pueblos!

------------------

                         (©Yolanda Duque Vidal – libro “Por una orilla del tiempo”)

¿QUIÉN LE HA MENTIDO A QUIÉN?

La escritura nos alivia la crueldad de las guerras

De la incertidumbre que vive la Humanidad

y la daga traicionera que atormenta nuestros días

Una nube de tristeza penetra en la cordura

Muy pocos escapan de convertirse en mártires

 

O Dios les ha mentido a los hombres

o los hombres le han traicionado a Dios,

o todos se han engañado a sí mismos

 

Imágenes impactantes de miseria y soledad

Imágenes que rompen el hielo de la muerte

Ya no se puede vivir entre la guerra y la paz

La Humanidad sucumbe, se acaba el tiempo

Detrás de nuestras puertas, el verdugo espía

 

Gusanos que se arrastran entre las rendijas

tramando diabólicas contiendas para dominar

al mundo y arrasar con la inocencia de los niños

Los que sobrevivan serán sus jueces mañana

 

O Dios les ha mentido a los hombres

o los hombres le han traicionado a Dios,

o todos se han engañado a sí mismos

 --------------

(libro “Por una orilla del tiempo”)

 

TINTA SANGRE

 

La sangre del infortunio

mancha las páginas de la historia

Tinta sangre gotea la pluma

por los que buscan refugio

y mueren en la aventura

ahogados por la injusticia

Tinta sangre gotea la pluma

por los que esperan la muerte

en los pasillos de lo incierto

o la miran de frente

revolcados por marejadas

de océanos extranjeros

La pluma reza por todos

los que han perdido la vida

navegando rutas inciertas

en busca de libertad

Por los pájaros heridos

que lloran su destierro

 

La sangre del infortunio

deja huellas profundas

en las páginas de la historia

ES MÁS POETA

 

Es más poeta el que se sienta

a la mesa con el pueblo,

con los jóvenes y los niños.

El que visita a los presos políticos

El que apoya a las madres

de hijos desaparecidos

en dictaduras y guerras

 

Más poeta es aun,

el que empeña su palabra

contra las injusticias sociales

El que se quita la máscara

y los anteojos rosados

y que camina al frente

junto al que se rebela

pidiendo justicia y libertad

Porque ni con las torturas,

ni con las iniquidades,

ni tampoco el ostracismo

y menos con la muerte

se acabarán los ideales,

ni los sueños de ser libres

 

MIENTRAS AFUERA GRITAN

 

La noche desgarra el sueño

La vigilia se alarga salobre

Afuera, la marea del mundo grita

¡Feliz Año Nuevo!

y vibran los campanarios

 

El corazón, dañado de abandono

cierra otro capítulo del tiempo,

que ya es pasado

Un año más se nos fue de vida

en el almanaque del olvido

 

Otro año nos espera,

sin saber si lograremos

cruzar las fronteras del destino,

que al parecer estaba escrito

por no sé qué mano

-porque no fue la mía-

 

Mientras la marea del mundo grita

¡Feliz Año Nuevo!

y vibran los campanarios,

esta noche en mi habitación

se escribe una despedida

SIN PREJUICIOS

 

                          Déjame caminar a tu lado

                                  y escribir una canción

                        en el pentagrama de tu piel

                                                     (Y.D.V.)

 

Deja que mis dedos tracen tu geografía

de la cabeza a los pies

sin dejar un solo milímetro libre de tacto

Que mis labios hagan el mismo recorrido

y pueda saborear el néctar de tu piel

Déjame beber las aguas de tu esencia

Saciarte y saciarme en el mismo océano,

en el mismo oleaje de abrazos interminables

Quemarnos en la hoguera presentida

sin prejuicios

Volar con las alas abiertas,

sin perder el rumbo del Olimpo

ni olvidar que somos de la tierra, nuestra tierra,

que ha sido testigo de este encuentro

por los caminos de la poesía

Amar es ser libre, es olvidar la soledad

El amor no conoce fronteras

Hay que romper esquemas

La vida pasa ¡déjate amar y ama!

'''''''''''''''

(©Del libro “Un diario Inacabado”)

EXISTES

En la sangre de mi pueblo,

el oleaje de mi océano

y el rojo vino de mis viñas.

Eres, lo que escribes,

lo que vives y sueñas,

la luz y las sombras,

el duelo y la risa.

Eres torrente de luz

donde se bañan mis sueños

 

(©Del libro “Un diario Inacabado”)

 

RITUAL

Sublimes versos enuncia tu voz

Tu alma palpita en ellos

 

Cierro los ojos calladamente

Tus manos resbalan por mi piel

 

Todo mi cuerpo se conmueve

ceñido de tu cálido abrazo

 

Mis dedos vagan por tus costados,

indagan tus bordes y colinas

 

Una ola de fuego nos atrapa

El vino hierve en nuestras copas

 

La luna se hace reina de la noche

Entretanto, continuamos el ritual

 

¿A quién decirle cuanto nos amamos,

si ya nadie cree que ocurran milagros?

  

POETA

Aunque parece triste

lleva luz en la  palabra

Su armónico interior

muy pocos pueden ver

 

Respira con el follaje

de los árboles a su paso

Moldea sus ideales

con la arcilla de la vida

 

Extasían sus oídos

el grito de las gaviotas

y la sinfonía de las olas

convertidas en espumas

 

Su visión y su fuerza

están en las palabras

Una voz sin máscaras

que ofende a la hipocresía

 

Le subyuga el ocaso

como a las palmeras

Platica con el mar

bajo los rayos del sol

 

Salpicados de oleajes

sus pies dejan huellas

profundas como su alma

en las arenas del tiempo

 

Le critican, le injurian

Camina sobre guijarros

con la frente levantada

para comulgar con Dios

---------------------


CAMINATA

Camino por las calles y los parques
con tu figura pegada a mis retinas
y tu sonrisa latiendo en mis oídos

En las cordilleras agrietadas de mi piel
cabalgan nuestras noches de ternuras
con amaneceres dibujados en los ojos

En estas veredas frondosas y húmedas
tus pasos y los míos han ido iguales
agregando capítulos a nuestra historia

Mi universo impregnado de tu aroma
dibuja en el aire los círculos de tu cuerpo
entregado a mis halagos sin recelo

Descubro tus ojos en un espejo de agua
y en la cadencia de un árbol que palpita
¡Oh Dios! ¿Cómo hago para vivir sin ti?
--------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Versos Desnudos

Ediciones Alondras, Montreal, 2015

Yolanda Duque Vidal

 

Presentación por Carmen Berenguer.

 

Este libro de la autora Yolanda Duque Vidal, es un poemario que nos habla de versos, pero versos desnudos. La lectura de estos versos me convoca a los epigramáticos versos de autores como Catulo, Cardenal entre otros autores relevantes.

Me remiten no solo por ese molde como mármol que señala una mesura. Y sí; decir lo máximo en una forma cerrada, tercetos al mentón del lector.

         Uribe epigramático. Hay que tener muñeca firme para atreverse a dar estos golpes secos.

Bien, los versos desnudos de la poeta Yolanda Duque Vidal, proponen así mismo, una lectura desnuda que traspasa el velo de cualquier argumentación que significa tapar o trastocar lo que la misma autora enuncia.

Desde el soneto, tercetos, duetos, cuartetas o sextinas fueron formas en la poesía, como lo mejor del siglo de oro, Góngora, Quevedo, Lope de Vega, etc. ¿‘Te eligieron los dioses para entrar en mi reino?” sin duda un legítimo alegato al derecho a lo íntimo, lo personal, pág. 9, quién podría hacerlo en dos versos, en una exquisita síntesis que es la clave de la poesía, pues tan rotunda y enigmática en sí misma, realizada en dos versos como el arte de lo minimal. La poeta, editora y autodidacta en literatura Yolanda Duque Vidal maneja con destreza estas formas y figuras literarias.

El poemario está estructurado en tres partes. En cada de sus partes son movidas por los juncos en la primavera, suaves, imperceptibles y deslices. “Llora un violín en una esquina de la tarde” pág. 38, allí mismo, o esa misma noche de recuerdos, “La sangre del infortunio/deja huellas profundas/ en las páginas de la historia”.

“Gemidos de hojas muertas/entran en los oídos de la tarde” pág. 30.

Son coplas de amor y paz, al no poderlas cantar a viva voz! Es el comienzo de un profundo canto a un amor prohibido, es un canto al amor que se quedó en un enjambre de lo que termina por ser un relato de racontos y vericuetos, de amores y desamores, nostalgia por la pérdida de lo soñado.

Están cantadas efectivamente en el consuelo de haberlas vivido, en todos los infinitos espacios que los contiene: consuelo, intriga, pasión, dolor, bellamente, acopladamente en una inminencia de lo místico.

“¡A quién decirle cuánto nos amamos /si ya nadie cree que existan milagros!”, “¡Ay, cuando cantas, / bajan los ángeles del cielo/ tiembla la tierra y vibran/ todos mis cimientos!” pág. 15.

 En la tercera y última parte, los poemas dejan las coplas, la exaltación en las formas, y se adviene a un cántico desolado e intrigante al amor, a la memoria de los ojos, a lo que vio, a la noche,  a la luna,  a las palabras, a un panteísmo delirante y sentido del amor como quimera, sueño en el poema “No saben nada de ti”, doble sentido de este canto, no saben nada porque, no tienen por qué saberlo, no obstante, su pregón y no saben nada, porque es un amor oculto y en ello la intriga de ¿a quién se dirigen estos poemas de amor? Al amor en general, al amor en particular, deja la duda, o a la revelación oculta de lo que es el amor, especialmente en tiempos que no solemos dedicarle una migaja de tiempo a un tema por lo demás difícil, porque tenemos cultores de este género tremendos y grandes como son nuestros Neruda y Mistral, y no solamente por ellos, sino por los tiempos tan materiales de hoy día.

Por ello, porque para amar se necesita tiempo, tan esquivo en los días que corren encargados de la soberbia y estulticia.

Por esto, saludo con agrado estas coplas del amor desnudo a lo Quevedo, formas del amor y sin adornos.

 

Carmen Berenguer.

 -----------------------------------------------------------------------------------

Entrevista a Yolanda Duque Vidal,

“La tarde de Yolanda”.

De Poetas en el Exilio.


por: Livia Díaz. (periodista y escritora)

La tarde de Yolanda permanece en el tiempo saturada de recuerdos y añoranzas. “Un poder mayor que yo, me llama a volver” pero volver no es suficiente, ya no somos parte del todo ni parte del poco. La salida y la ausencia provocada insufrible estoica, la salida necesaria e inmerecida, ha marcado su vida para siempre.

Yolanda Duque Vidal de origen chilena, nacionalizada canadiense pero ciudadana del mundo, viaja con sus zapatos de nube y la mochila al hombro, sus gafas la guían, su amor y su energía la impulsan, su fe mueve los Andes, las Rocosas, las cordilleras se abren a su paso invencible. Ninguna extradición pudo cambiar su identidad.

Su voz es una música suave pautada y lenta donde la claridad de su dicción sin acentos vence la maestría con que se redacta y dictamina su paso sencillo, vidente, enamorado. “Mi Patria es el Universo, porque el universo es de Dios y yo soy hija de Dios”. Tal cual. Como si la vida atrapada en el pecho en tesoro vital se cristaliza al solo verbalizarlo.

“Hay una ansiedad en mi
que indaga una razón.
Mientras el sol dormita
gradualmente bajo el agua,
sus últimos rayos esbozan
tu imagen en la arena”.

Entre canciones y sonrisas, enérgicamente avanzando en amable precisión sin equivocaciones, solidaria, paciente en armonía pero firme, que deja reconocer una práctica continua y cotidiana de pasos por los todos, por los suyos, por nosotros. Convivió con nosotras, unas 46 poetas de 25 países este noviembre en el XI Encuentro de Mujeres Poetas en el “País de las Nubes” región Mixteca de Oaxaca. En la sesentena por fuera, nueve por dentro. Invenciblemente niña y mujer en avance de proyectos editoriales y culturales que abarcan la edición de poetas y cuentistas contemporáneos y su conocimiento de los indios “Crees”, en Canadá.

Dijo Jean Paul Sartre que “Los libros son voluminosas cartas a los amigos”. En los de Yolanda me queda claro que ninguna palabra está dirigida a otra persona. Porque sólo los amigos rozan con el alma el sentimiento al compartir lo que nos hermana en cualquier circunstancia, en cualquier semana, en cualquier idioma. Ella va ganando amigos “estoy naciendo hace poco nada más”. No tiene muchos estudios de Literatura, dice. Se llena de amigos silenciosos en la poesía aunque salió de su país con la esperanza de arrodillar la violencia contra su familia ejercida por los militares chilenos en interrogatorios y persecuciones en la década de los 70’s y 80.

“¡Cuántos afanes de libertad sepultaron
los cuervos que mutilaron la Patria!
Semillas de ideales retoñaran un día
y los originarios frutos volverán
a perfumar nuestro exuberante territorio
Cordillera de los Andes
altivo muro accidentado, mudo testigo
de la inmolación, el sudor y la sangre
vertida en los viñedos y maizales”.

Porque una cosa es elegir donde vivir y otra es salir perseguido”. La tortura del aparato de estado tras la caída del presidente Salvador Allende, perseveró contra todos ellos por muchos años, esto la obligó a buscarle asilo a sus hermanos fuera de Chile y después ella misma comenzó a treparse en las nubes que le llevan los pies, rumbo a otras tierras. Comenzó con la poesía en el exilio, cargada de nostalgias, desarraigo:

“Lóbregos pasajes de la memoria
revelan una niñez desgarrada.
Nada borra lo imborrable, el pasado.

Saeta que regresa sin aviso
y se queda fatalmente alojada
donde incorpóreamente lastima”.

“No había fronteras ideológicas. Sorprendentemente, los militares argentinos conocían toda nuestra historia”. Argentina que inicialmente fue un refugio para Yolanda se convertía en un infierno poco a poco, hasta que salió de nuevo con rumbo a Canadá. Vivió en Buenos Aires hasta el 4 de octubre de 1986. Siempre trabajando en empresas importantes donde destacó en la jefatura de empleados, administración y contabilidad. A diferencia de sus hermanos que eran miembros del Partido Comunista, Yolanda es Pacifista, “pero eso no sirve”, sospechaban de todos, querían saberlo todo sobre ellos, sus amistades, sus actividades, “hasta que un día mi madre les dijo a los militares - mis hijos ya no están aquí, se fueron a Estados Unidos -, nunca más volvieron a molestar a mis padres”. Pero duele tenerlos tan lejos. Cuando el avión desciende sobre los Andes y veo Santiago aparecer, mi corazón da un vuelco rotundo, es un clamor y un rumor en el pecho que me soborna y atrapa inevitablemente, siempre, siempre que regreso.

“Intrínsecamente se enquista
en los opacos laberintos
donde no puede desertar.

Arrastra al abismo inexorable
chocando contra el muro
de insalvables fracasos.

Acero mordaz y agudo
que traspasas sin piedad
los frágiles umbrales del alma”.

A Yolanda le faltó tener un hijo aunque tuvo muchos hijos: Sus cinco hermanos y una banda inmensa de sobrinos con los que de vez en cuando, vuelve a ser niña aunque lamenta no haberlos visto crecer. “La sonrisa de un niño me libera el alma”. Hubo una época en la que no poder tener hijos casi me llevó a caminos sin retorno. Era un dolor muy grande, algo perdido, porque había problemas médicos y personales por resolver y finalmente me quitaron los órganos reproductivos para evitar un cáncer”. La poesía nació cuando era niña. A los nueve años y en la escuela primaria de educación “la maestra nos dijo que escribiéramos un poema, “escriban lo que estén sintiendo”. En ese momento me guié por un poema de Gabriela Mistral. Observé que los versos estaban agrupados de 4 en cuatro y en la forma del trabajo quedó plasmado:

“Si yo encontrara el motivo de mi existencia en este mundo
entender por qué vivo con este dolor tan profundo
dolor que me da la vida sin saber por qué
¡Sentir mi alma herida y la razón no la sé!”

Mi maestra enmudeció inmediatamente. Pensé que había hecho algo muy malo. Me miraba y miraba mi poema, lo mostró a todos los maestros, a la directora. Mi poema anduvo de mano en mano, les parecía quizá increíble que yo a esa edad hubiera escrito eso, como increíble fue verlo consumirse en las llamas cuando los militares tomaron el baúl donde guardaba mis poemas y otros textos y les prendieron fuego “con el hecho de haber quemado mis poemas me cortaron la vida, es como si me hubieran mutilado la mitad de mi cuerpo”.

“En tus gargantas ocultas
un insondable y monstruoso arcano.
Los blancos sueños de mi infancia
se han teñido de rojo
ante las escorias de una Patria
arrasada por el fuego de metralla”.

Recientemente Yolanda ha sido reconocida por el Gobierno General de Canadá en el “Ridean Hall Palace” de Ottawa, junto con otros 60 escritores chilenos. “Recién estoy naciendo para los chilenos, en Canadá ya me reconocen”.

“Mi poesía parte de la reflexión interna que quiero transmitirla, que la gente entienda, la asimile. Lo mío es espontáneo. Antes fue íntimo, de amigos”. Como escritora comenzó a darse a conocer desde el primer libro, “Poemas de Canto y Luna”, editado en Montreal, Canadá en 1999. Ha escrito “Destino”, “El jardín de mis sueños”, “Senderos”, libros de poesía y prepara la novela “Alas pasivas” que retoma la experiencia de trabajo y convivencia en el albergue de los indígenas “Crees” de la Bahía James, al norte de Québec y recoge “lo que pueden leer otros ojos”.

En el 2001 inauguró una editorial sin fronteras que se llama “Alondras”, trilingüe y que distribuye en Canadá pero “la distribución no es fácil” en el resto del mundo, sin embargo asegura que no se da por vencida y seguirá intentando cruzar fronteras con sus alondras.

Livia Díaz,
Oaxaca, México
-----------------------------------------------------------------------------

NOTA: Este fue realmente un increible sueño, pero como este hay muchos, tengo sueños   largos y muy noveleros :))

Fotos de Yolanda Duque Vidal

Cargando…

Muro de comentarios (3 comentarios)

¡Tienes que ser miembro de Alondras para agregar comentarios!

Únete a Alondras

A las 1:33am del agosto 3, 2014, Marlene dijo...

Gracias, querida Yolanda. Primero he de familiarizarme con este magnífico espacio y después subiré algunos textos. Te echo de menos!!!

Un besazoooo!

A las 3:06pm del febrero 27, 2014, Gloria Macher dijo...

Muy contenta querida Yolanda de hacer parte de tu blog Alondras

A las 5:23pm del enero 17, 2011, Teresa Delgado Duque dijo...

No había visto este mensaje, prima. Muchas gracias , entré a dejar un poemita.

Un abrazo inmenso.

 
 
 

© 2017   Creada por Yolanda Duque Vidal.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio